Estado de coma, coma y coma…

La verdad le he ido perdiendo el gusto al romanticismo. Aunque no el tacto, ni mucho menos el oído. Es solo que no comprendo por qué la sociedad sigue creyendo que los únicos que quieren sexo fácil son de género masculino. ¡A las mujeres también nos gusta que nos follen sin tanta preguntadera! aunque con el pasar de los días seamos un mar de lágrimas porque el elegido del momento nos nos tomó en serio… Aunque eso sí, a ellos nadie los juzgue por ceder prontamente a sus instintos. En cambio, nosotras no nos podemos resistir a la química del amor, porque somos adictas a feniletilamina y por lo general resultamos enamorándonos. En realidad, creo que es la única razón por la que deberían denominarnos “sexo débil”.

Por eso es que me da pavor perderme en los aviones,

en los hoteles,

en los rostros sin forma,

en los besos abstractos,

en los cuerpos sin sombra.

en las partidas inesperadas,

en los regresos agendados,

en las promesas vacías,

en los recuerdos fragmentados.

Prefiero seguir caminando por esta calle desierta que mantiene a mi corazón en estado vegetativo… pero eso sí, no vegetariano!!!

Estado de coma

Prohibida su reproducción sin autorización del autor ©
Anuncios

Rain in the city

You want to see me at night

to sculpt my body

with your hands,

under the sound of metal.

You can break my bones in your arms,

but you rather caress me sweetly.

Your eyes contain a dark mystery.

You have covered with your steps the world,

but you want more…

I look at you and smile.

Between us words are not necessary.

Your shadow moves away from the city.

… Only the rain remains.

Rain in the city

Prohibida su reproducción sin autorización del autor ©

Pre sentimientos

Me he quedado intacta,

recordando tus ojos de cielo.

Pienso en la fragilidad que nos une,

en los mundos posibles,

y en el silencio

que oculta nuestros secretos.

Hay vínculos inexplicables,

preguntas sin respuesta,

y días como hoy,

en los que me inspiras 

a querer transformarme en tus certezas. 

Presentimientos.jpg

Prohibida su reproducción sin autorización del autor ©

Tarde de agosto

Hoy te materializaste ante mis ojos.

Volviste aparecer como por arte de magia.

Viniste para alimentarme el cuerpo 

y también el alma.

Me tomaste de la mano 

para caminar sobre la bella tarde 

que iluminó nuestros rostros.

Escuché tu voz, tu corazón.

Recosté mi reloj de arena sobre tu pecho 

para detener el tiempo.

Compartimos nuestros ires y venires;

tus geografías transitadas,

mi mundo paralelo,

nuestras lineas convergentes,

y dulces besos de vainilla

con chispas de colores…

Tengo tu abrazo atrapado en mi cintura,

la imagen de nuestras sonrisas,

y la ilusión de un próximo encuentro.

Tarde de agosto

Henri Matisse. 1922.

Prohibida su reproducción sin autorización del autor ©

Días grises

Cítrica tristeza que la oscuridad con su noche 

me ayuda a encubrir.

 

Tanta humedad mi interior conserva…

La lagrima escondida,

lo salado de mi pecho.

 

Itinerantes emociones por mi cuerpo transitadas.

 

Ya todo lo he sentido.

Ya todo lo he temido.

 

Mis gemidos hacen eco en mis entrañas.

Dias grises
Prohibida su reproducción sin autorización del autor ©